Volumen muy alto y ruidos: un peligro para nuestros oídos

167416315

Según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 275 millones de personas en todo el mundo padecen defectos de audición moderados o profundos.

Se trata de un problema de salud que afecta a nuestra calidad de vida y que en muchos casos tiene su origen en infecciones o factores hereditarios. Sin embargo, hay otras causas mucho más sencillas de evitar que también pueden provocar pérdida parcial de audición o incluso sordera: 

  • Escuchar música a todo volumen 
  • El ruido excesivo
  • Trabajar con maquinaria o equipo ruidosos
  • Sonidos muy intensos como disparos de arma o explosiones

Exponernos a factores como estos pueden lesionar nuestro oído interno y menguar nuestra capacidad auditiva.

¿Nos estamos acostumbrando a escuchar la música demasiado alta?

Para la propia OMS, sonidos soportables son aquellos que están por debajo de 80 dB. 

Como referencia:

  • Un susurro se sitúa en los 20 dB
  • Un restaurante muy ruidoso alcanzaría los 70 dB
  • Un secador de pelo o un reloj despertador rondarían los 80 dB
  • Un MP3 puede llegar a los 85-90 dB

Según Deanes Research UK y considerando también los datos del estudio de la Universidad de Leicester (Gran Bretaña) realizado en 2012 y publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, podemos concluir que si escuchamos con mucha frecuencia música en nuestro MP3, acudimos frecuentemente a conciertos y somos asiduos a discotecas con música muy alta, podríamos llegar a sufrir daños en el nervio auditivo.

Si esto se llegará a producir, la consecuencia podría ser la pérdida de audición temporal o incluso permanente. 

La fatiga auditiva como respuesta al exceso de decibelios 

La fatiga auditiva es un fenómeno por el que sufrimos una disminución temporal de la audición como consecuencia de una exposición continuada a determinados ruidos o sonidos intensos y fatigantes. Nuestros oídos en esta situación, ofrecen una respuesta fisiológica que eleva temporalmente nuestro umbral de audición para protegernos y disminuir el posible trauma.

Efectos secundarios

En ocasiones, no somos conscientes de los efectos que pueden tener nuestros problemas de oídos en nuestro estado de ánimo y nuestro organismo. Por eso, debemos tener en cuenta que cambios repentinos de carácter, un exceso de irritabilidad en nuestro estado de ánimo e, incluso, trastornos gastrointestinales puede tener como origen un problema de nuestros oídos.

Confíe en los especialistas

Desde Best Doctors creemos que la prevención y la información sobre nuestro organismo y las distintas patologías son fundamentales a la hora de disfrutar de una vida saludable.

Si ya sufrimos una patología, en este caso relacionada con nuestro sistema auditivo, le recomendamos que se ponga en manos de un especialista para que estudie su enfermedad y realice un diagnóstico sólido y un tratamiento específico. Como siempre, si le surge alguna duda y quiere contar con una segunda opinión de los mejores otorrinolaringólogos del mundo, puede contar con Best Doctors.